Los socavones y grietas que registra constantemente la CDMX están íntimamente ligados a las deficientes estrategias de extracción y distribución del agua.